Saluda del Alcalde

Queridos Vecinas y Vecinos,  Estimados Visitantes,
 
Que constituya este sitio un medio más por el cual el Alcalde y el Equipo de Gobierno de la Entidad Local Autónoma de El Palmar De Troya queremos dar cuenta a nuestra población de la política que lleva este Pueblo, desde cuando decidió acceder a la autodeterminación e izarse al mismo nivel que los demás pueblos con las mismas características geográficas, sociales y económicas.
 
Que sea también una ventana por la cual este Pueblo, por haberse sentido mal entendido y mal atendido por el pasado, testificará ante, potencialmente, el mundo entero de su afán de reconstruir su presente, su futuro y el futuro de sus hijos.
 
Hoy en día, El Palmar De Troya ha cumplido su quinto año como Entidad Local Autónoma ; era un paso imprescindible para llegar a la independencia, y que fue aceptado cuando se adquirió seguridad de que se le atendería convenientemente dentro de este estatuto. Considerando estos cinco años, destacamos el alto nivel de cumplimiento de lo que en este período se tenía que demostrar por parte suya y comprobar por parte de sus gobernantes : esta colectividad territorial es autosuficiente, se puede gobernar a sí mismo, y mediante unos arreglos que quedan por venir en un futuro próximo, estará preparada para su segregación sin que ésta conlleve perjuicios para su Ayuntamiento matriz.
 
Este pueblo empezó con un … “patrimonio” ... de mil millones de pesetas por debajo de la media, es decir mil millones de inversión menos que otros pueblos iguales ; sus esfuerzos se centraron desde luego en infraestructuras y fomento de empleo que salvarían a sus habitantes de buscar trabajo a centenares y a veces millares de kilómetros con el subdesarrollo sociocultural como consecuencia. Llegó de forma evidente a ser un pueblo más dotado, más limpio y más civilizado en todos los ámbitos.
 
Ha demostrado claramente que puede, por esta nueva tecnología, compartir su experiencia con todos aquellos en el mundo que aspiran para sí mismos y para sus hijos a un mundo más justo y digno.
 
 
11 de Junio de 2011,
Juan Carlos González García.